Jabón artesano Antigua.

Productos naturales hechos con el cuidado y la dedicación que sólo puede recibir un producto artesano.

Traductor.

lunes, 15 de septiembre de 2014

A la rica sal marina...


Me encontré en mi cajita de jabones, un jaboncito que hice hace meses.

Es un jaboncito de sal. En otras ocasiones ya había hecho jabones de sal y cada una de ellas con resultados diferentes, ya que probé concentraciones distintas de sal marina.

En los primeros jabones de sal que hice, puse una concentración del 50% del peso del jabón sin disolver y en grano grande. Como viene de las salinas. (Ya que utilicé el de las salinas de Lanzarote, que es una sal artesanal y totalmente natural.)

Sal marina de Janubio, Lanzarote.

Quedé contenta con el resultado y lo hice así varias veces. Era un jabón que hacia espuma y me dejaba la piel suave.

En la siguiente ocasión se me ocurrió disolver parcialmente la sal antes de añadirla en la fase final. También añadí un 50% del total del peso del jabón, pero esta vez la mitad iba disuelta y la otra mitad la deje en grano. El resultado fue un jabón que no hacia espuma pero que era muy delicado y también me dejaba la piel suave.

En esta ocasión, he añadido el 20% del peso del jabón de sal en grano. y el resultado es este. La verdad que todos me han gustado mucho.

Quizá el de la disolución es el más peligroso, porque se puede cortar el jabón. Yo corrí con suerte y eso no ocurrió.

Les dejo unas fotitos de mi último jabón de sal...

Recién sacado de la caja.



Se pueden ver los granitos de sal.

Hace mucha espumita estable por las mantecas que le puse.




No hay comentarios:

Publicar un comentario